Llevo en el mercado cripto -a full- desde que nacieron las ICOs, por lo que he visto su auge, petardazo, declive y posterior evolución. He vivido no solo la migración hacia las STOs sino los experimentos -fallidos para la mayoría- como las IEOs (Initial Exchange Offering), IAOs (Initial Airdrop Offering) u otras variantes.

Quizás el elemento que mejor define la evolución de una operación de emisión de tokens -aparte obviamente de los tokenomics y el producto/servicio a tokenizar- sea la opción de liquidez real para el token.

En este post del Criptoblog (enero 2019) hablaba de mi experiencia tradeando un security token: muy lamentable, debido fundamentalmente a que no existía liquidez. Los exchanges que ya en aquel momento tenían licencia (y operativa) para ello eran mínimos y no tenían (ni tienen) profundidad de mercado. Esto significa que si tienes necesidades de hacer líquida tu inversión, a pesar de que esté tokenizada, no te resultará sencillo. Tendrás que encontrar algún inversor acreditado que quiera comprar tu token, "estilo Wallapop" pero a nivel pro.

Sin embargo algo ha ocurrido en 2020, y un fenómeno llamado DeFi ha implosionado a escala global. Hemos pasado en 4 meses de ser 4 frikis y a manejar pocos millones $ en TVL (Total Value Locked) a superar, sin duda ninguna, los 10b USD en septiembre 2020;

Evolución del TVL en DeFi en los principales protocolos (fuente: defipulse.com)
Evolución del TVL en DeFi en los principales protocolos (fuente: defipulse.com)

Aparecen protocolos DeFi como Uniswap (en todas sus versiones, la más reciente Sushiswap), Balancer o Kyber capaces de permitir la creación de Pools de liquidez para tu propio token.

De esta forma y desde Reental acompañamos a cada inmueble de un pool de liquidez del propio token, para que si eres token holder y quieres vender tus assets lo puedas hacer desde la propia plataforma, sin depender de terceros. Por ello, cada vez que cerremos la venta de un inmueble abriremos su pool y el inversor no tendrá nunca problemas en hacerlo líquido. Sin duda se nos abre un nuevo abanico de opciones de inversión en un mercado interesantísimo, donde desaparecen las restricciones tradicionales pero mantenemos (y potenciamos, al reducir costes) la base del negocio.

¡Nos vemos en el siguiente post!