Tengo criptoactivos y... ¿ahora qué?

En este post, quiero hacer la reflexión sobre la usabilidad de los activos cripto más allá del mero hecho de poseerlos.

Vivimos una época de pasión y de compra de criptoactivos, incluso sin entender profundamente de qué trata, sin conocer los detalles de las funcionalidades del proyecto cuyo token adquieres, o sin buscar conocer al equipo fundador (muy mal para quien funcione así, por cierto).

Siempre nos escucharéis que lo primero antes de entrar a invertir simplemente por seguir las tendencias es estudiar, leer y tener un criterio en tus inversiones, entendiendo los riesgos y ganancias asociadas a dicha inversión.

Dicho esto, me gustaría lanzaros la reflexión sobre cómo usar los tokens que adquieras, como si fueran activos digitales. Esto equivaldría a cuando compramos un inmueble, un vehículo para trabajo, o cualquier maquinaria que genera rendimiento. De esta manera, tus activos no solo pueden darte rendimientos por su propio incremento de valor en función del tiempo, sino que pueden producir por un valor extra.

Pues bien, estamos en un momento muy interesante en el que se abre la oportunidad de poder consignar estos activos digitales, como garantía o colateral, para la solicitud de préstamo. Sería un servicio similar al que presta una hipoteca, donde te prestan una cuantía económica (en nuestro caso en moneda cripto) equivalente a un porcentaje sobre el valor de dicho activo.

Esto nos ofrece la vía de no tener que salir al mundo Fiat y perder nuestra exposición a un determinado activo (Bitcoin, Ether, Dot, etc) para bien obtener liquidez puntual o bien, y este es el objeto de este post, usar esa deuda para invertir en otro proyecto cuya rentabilidad supere el valor del interés del préstamo más un porcentaje de rendimiento extra. Mediante este uso, estos productos permiten un uso más eficiente de su capital cripto.

El primer proyecto descentralizado que salió sobre Collateralized Debt Positions (CDP), en español “Posición u Obligación de Deuda Colateralizada", fue Maker Dao (finales de 2017). Y comenzó con la colateralización de ETH para obtener Dai.

En esta imagen observamos la plataforma oasis, de Maker DAO.

Posteriormente se sumaron otros proyectos como Aave en Ethereum o Venus en la BSC, y en formato CeFi (Centralizado) salieron Crypto, Nexo y Celsius. Su oferta de CDP varía entre una colateralización máxima del 30 al 70%, dependiendo de las características del cripto activo.

Ahora bien, debemos calcular adecuadamente el riesgo de esta operación, dado que los proyectos cripto suelen seguir el patrón alcista-bajista del mercado (liderado por Bitcoin). Es decir, que si el valor de nuestro colateral baja, nuestro préstamo tenderá a superar el grado de colateralización y se podría dar el caso de liquidarse (en caso extremo). Para reducir esta sobre exposición al mercado, dado que tenemos nuestro capital colateralizado y nuestro préstamo, podríamos elegir un proyecto que no siga el patrón del mercado, para así diversificar de una manera más eficiente.

Recordemos que el objetivo de solicitar el préstamo es obtener una rentabilidad mayor que la tasa de interés, pero sobre todo no perder valor con respecto al mercado. Si llegara esa situación tendríamos que hacer frente al préstamo seguramente liquidando parte del colateral.

Y en este punto, es muy interesante contar con proyectos que tengan su base construida sobre un activo tradicional: inmueble, deuda, flujos de caja futuros, etc. Y que por tanto tengan dos características:

1) no seguir la tendencia del mercado cripto, y

2) tener una rentabilidad menos volátil pero mayor que la tasa de interés del préstamo.

Si hiciéramos un ejemplo práctico sería algo así:

Depósito 100 unidades monetarias y las colateralizo en una plataforma (DeFi o CeFi), obtengo un préstamo del 50% por dichos activos, es decir 50 unidades monetarias.

Si la tasa de interés es del 5%, yo necesito obtener una rentabilidad mayor, para hacer un negocio interesante, y si el mercado cripto está dando un 20%, esa sería nuestra meta.

Si invertimos esas 50 unidades en un proyecto de tokenización de activos inmobiliarios, obtenemos un 12%. Valor que está por debajo de mercado, pero sin embargo, nos está dando 7 puntos por encima del coste del préstamo.

Con lo que finalizado y devuelto el préstamo estaríamos obteniendo una rentabilidad extra de 3,5 unidades monetarias.

A esto se suma, que el valor del colateral puede ver incrementado su valor, como el caso de bitcoin, ether u otros. Con lo que además puedes autopagar el préstamo con dicho incremento de valor.

En estos modelos o estrategias de inversión, encaja el proyecto de Reental o similares, dado que reduce volatilidad, riesgos y se enfoca a una rentabilidad más sólida.

Siempre nuestra recomendación es que te informes bien, entiendas los riesgos e incluso cuentes con la ayuda de un asesor cualificado que analice tu perfil y expectativa.

Más información en nuestra web.